Pacientes

Hay muchas circunstancias en las que un individuo tiene que tomar más de un medicamento, o tiene que tomar junto con un medicamento productos de herboristería, farmacos no tradicionales, sustancias de abuso, etc.. A veces pueden ser situaciones temporales, como la necesidad de tratar un episodio infeccioso conjuntamente al tratamiento de condiciones crónicas. Otras veces, como ocurre en las personas de edad avanzada, hay múltiples condiciones crónicas que requieren tratamientos concomitantes.

La preocupación por cómo actùan los fármacos juntos en nuestro cuerpo es legítima. Además, según algunas encuestas estadounidenses, es la preocupación más frecuente de las personas que acuden a la consulta del doctor.

A fin de hacer evaluaciones correctas, el médico y el farmacéutico deben ser informados plenamente sobre todo lo que tomamos (y todo lo que hemos tomado en las últimas semanas), también sobre los productos que nos parecen “desprovistos de significado”, como los “naturales”. Cualquier sustancia que se introduce en nuestro cuerpo se considera de la misma manera: una “sustancia extraña”.

Los alimentos no están exentos de esta consideración. Algunos, como el pomelo, son famosos por los problemas que pueden causar en la interacción con los medicamentos. Otros, sin duda menos importantes, pueden llegar a ser problemáticos si se toman en cantidades excesivas.

Fumar cigarrillos es otro ejemplo de introducción de sustancias extrañas que pueden disminuir la eficacia de muchos fármacos.

Interactions Explorer está pensado como un instrumento dedicado a los profesionales. No se recomienda el uso directo por los pacientes, excepto en caso de usarlo para hablar con su médico o farmacéutico, asì como después de haber leído una información en una revista o en Internet.